lunes, 17 de diciembre de 2007

Canción de la buena gente Bertolt Brecht (1898-1956)

"A la buena gente se la conoce
en que resulta mejor
cuando se la conoce. La buena gente
invita a mejorarla, porque
¿qué es lo que a uno le hace sensato?
Escuchar y que le digan algo.

Pero, al mismo tiempo,
mejoran al que los mira y a quien
miran. No sólo porque nos ayudan
a buscar comida y claridad, sino,
más aún,
nos son útiles porque sabemos
que viven y transforman el mundo.

Cuando se acude a ellos,
siempre se les encuentra.
Se acuerdan de la cara que tenían
cuando les vimos por última vez.
Por mucho que hayan cambiado
-pues ellos son los que más cambian-
aún resultan más reconocibles.

Son como una casa que ayudamos a construir.
No nos obligan a vivir en ella,
y en ocasiones no nos lo permiten.
Por poco que seamos, siempre podemos ir a ellos,
pero tenemos que elegir lo que llevemos.

Saben explicar el porqué de sus regalos,
y si después los ven arrinconados, se ríen.
Y responden hasta en esto: en que,
si nos abandonamos,
les abandonamos.

Cometen errores y reímos,
pues si ponen una piedra en lugar equivocado,
vemos, al mirarla,
el lugar verdadero.
Nuestro interés se ganan cada día,
lo mismo que se ganan su pan de cada día.
Se interesan por algo
que está fuera de ellos.

La buena gente nos preocupa.
Parece que no pueden realizar nada solos,
proponen soluciones que exigen aún tareas.
En momentos difíciles de barcos naufragando
de pronto descubrimos fija en nosotros
su mirada inmensa.
Aunque tal como somos no les gustamos,
están de acuerdo, sin embargo,
con nosotros."

3 comentarios:

Ricardo Arqueros dijo...

Una letra hermosa y sugerente. La dramaticé junto a mis compañeros de clase este junio pasado. Es muy interesante la obra poética de Brecht. Pero al leer este poema, siento que me gustaría conocer el idioma alemán. Algo me dice que la traducción es una mierda.

ana dijo...

cuando lo leí vi mi pensamiento plasmado en su canción y sentí una sintonía total con esta persona que nunca conoceré. Ha captado como nadie lo que yo entiendo como buena gente pero creo que nunca podría haberlo descrito como lo ha hecho él, con todos sus matices y al mismo tiempo tan poético. lo aprendí de memoria para no olvidarlo, es como un dogma para mí

Bruno Di Benedetto dijo...

Hola, buscaba este poema del gran Brecht para regalárselo a alguien y di con este blog. Gracias! Y sí, la traducción es horrible. Pero parece ser la única que hay disponible. Yo tenía la misma en un libro de hace treinta años, "Poemas y canciones", y es exactamente igual. Una pena. Pero creo que la buena poesía resiste al peor de los traductores. Salud!